martes, 16 de abril de 2013

BLOQUE II. EL DESAROLLO DEL RAZONAMIENTO ETICO EN LA ESCUELA. CONDICIONES Y ESTRATEGIAS QUE LO FAVORECEN.


"EDUCACION MORAL Y DIALOGO"

Josep María Puig Rovira.

 

“toma de conciencia de las habilidades para el dialogo” para optimizar las competencias dialógicas y para darles sentido y valor moral, el dialogo es entendido como principio ético, procedimiento democrático y como conjunto de habilidades de interrelación.

 

Concepto y modelos de educación moral:

La educación moral pretende enseñar a vivir colectivamente de modo justo y solidario, respetando la conciencia personal de cada sujeto y los compromisos normales de convivencia en que sustenta la sociedad.

La tarea de la educación moral es, enseñar a plantear conflictos con criterios de justicia y buscar el bienestar de todos.

Objetivo de la educación moral, actúa en dos direcciones:

1.    Facilitando la adaptación de los individuos a las formas sociales de convivencia.

2.    Cuestionando tales formas cuando son injustas.

Debe capacitar a los jóvenes para llegar a la crítica de las formas sociales injustas e idear criterios y normas de convivencia que busquen un tratamiento justo de los conflictos de valor.

El procedimiento para alcanzar una solución adecuada a los conflictos de valores no regulados totalmente por las tradiciones que aporta la socialización son:

Apelar a alguna formulación de valor que permita obtener soluciones a los temas controvertidos.

La inseguridad que crean los conflictos de valor y la falta de criterios o normas con certeza absoluta, combina la objetividad y la autonomía de la decisión personal consistente.

 

La autonomía y el dialogo como criterios para la educación moral:

Buscar un principio que supere los tratamientos individualistas y relativistas de la moral, sin caer en posiciones heterónomas y absolutas, hallando criterios universales que permitan pensar lo moral de manera contextualizada, con procedimientos  aceptados por todos. Los criterios deben permitir construir una ética mínima común para todos, conservando toda la autonomía y responsabilidad personal.

Lo universal o lo común debe ser el principio de reflexión moral, no las soluciones que su aplicación pueda llegar a generar.

También trata de construir un procedimiento que respete la autonomía, la conciencia y la responsabilidad de cada sujeto.

Las condiciones a cumplir por los procedimientos para dilucidar controversias morales, nos acercan al juego simultaneo de criterios tales como autonomía y el dialogo como procedimiento moral que puede cumplir con las condiciones de aceptabilidad general, intersubjetividad y producción de la conciencia personal y el acuerdo interpersonal basado en razones aceptables por todos los implicados.

El dialogo como método o procedimiento para considerar las situaciones moralmente relevantes, puede ser un criterio que cumpla las condiciones de aceptabilidad universal, consideración colectiva de los problemas morales, respecto de la conciencia personal de los implicados y posibilidades de afrontar con buenas razones los conflictos normativos. No resuelve en modo alguno la problemática moral en su conjunto ya que manifiesta algunas limitaciones como:

-       No asegura la resolución acertada de los problemas morales.

-       No asegura que se vaya a llegar a un consenso racional que permita la adopción de soluciones por acuerdo.

-       No entendemos el consenso a que tiende el dialogo sea siempre la situación más deseable.

-       Aunque responsabiliza y compromete a los participantes, no asegura necesariamente la correspondencia entre las soluciones adoptadas y su aplicación.

 

Modelo normativo de capacidades dialógicas:

Habilidades necesarias para conducir con posibilidades de éxito un proceso de dialogo:

1.    Habilidades para percibir problemas morales. Conocer en qué circunstancias y para resolver que tipo de problemas se hace imprescindible desarrollarlas.

2.    Habilidad para el autoconocimiento. Reconocer los propios intereses y necesidades, saber los sentimientos que en cada cual desencadena la consideración de un determinado problema.

3.    Habilidad para el conocimiento de los demás. Captar las necesidades e intereses de los demás, sus sentimientos, valores, opiniones y razones para que el dialogo progrese.

4.    Habilidades y condiciones del discurso dialógico: principio de cooperación. Habilidades para intercambiar constructivamente razones y puntos de vista.

5.    Habilidades y condiciones del discurso dialógico: actitudes dialógicas. Para dialogar es necesario que los interlocutores quieran entenderse y hagan todo lo posible por conseguirlo.

6.    Habilidades y condiciones del discurso dialógico: estrategias para la comprensión y el razonamiento.

7.    Habilidades para imaginar y adoptar soluciones alternativas basadas en el acuerdo y para anticipar y evaluar sus consecuencias. Ser hábil para contribuir a la construcción colectiva de buenas alternativas, que permitan solucionar los conflictos de valor.

8.    Habilidades para dar sentido moral a la adopción de los anteriores criterios para las resoluciones de problemas de valor. Capacidad de dar sentido a lo que ha aprendido.


“TOMA DE CONCIENCIA Y DIÁLOGO”

Josep María Puig Rovira.

 

¿Es posible enseñar a dialogar?

Es imposible trabajar el dialogo en la escuela de manera consiente, sistemática y con posibilidades de éxito. La habilidad para dialogar de modo correcto no puede enseñar, porque es una sensibilidad especial para el contacto humano que se posee con anterioridad a cualquier esfuerzo educativo y que es imposible implantarla en nadie que previamente no está ya suficientemente predispuesto.

Sin las aportaciones y el compromiso, consiente o no, el educando en su procedimiento de aprendizaje nada es posible. No es posible enfrentarse cara a cara con la tarea de enseñar a dialogar, aprenden a dialogar gracias  ciertas experiencias ocasionales e informales que les proporciona la escuela; el aprendizaje del dialogo depende de la infinidad de intercambios dialógicos entre iguales y con el profesor, que proporciona la vida cotidiana de la escuela.

 

¿Qué contenidos comprende la enseñanza del diálogo?

Se debe ser muy cuidadoso no romper el sentido de globalidad del dialogo y su finalidad como practica interpersonal que engloba a la vez habilidades dialógicas y valores morales.

El diálogo se constituye pos tres tipos de contenidos:

1.    Representaciones mentales sobre el diálogo: significado, utilidad y el sentido moral del dialogo.

2.    Subprocedimientos que permiten un uso correcto del diálogo: todas aquellas habilidades dialógicas cuyo dominio permite a sus poseedores dialogar con las mayores posibilidades de corrección y de sentido personal y moral.

3.    Valores, actitudes y hábitos que supone el diálogo: los valores que están implicados en el diálogo y los rasgos de carácter que asume quien se esfuerza en dialogar correctamente.

 

¿Cómo se aprende a dialogar?

Se aprende a dialogar participando activamente en el mayor número posible de experiencias dialógicas, se aprende a dialogar dialogando; no es posible aprender a dialogar únicamente escuchando de alguna persona preparada las reglas que definen un correcto diálogo.

Si el aprendizaje del dialogo se restringe en la repetición de ejercicios prácticos puede convertirse en un aprendizaje ciego que difícilmente evitara los errores o en cualquier caso, que no alcanzara parámetros mayores de corrección y eficacia.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada